viernes, 16 de noviembre de 2012

"Jugando a pensar".


¿A vos te gusta jugar? ¿Jugar a la ronda, al gallito ciego, a las escondidas, a los videojuegos, a la mancha, a correr y saltar?
Ah...a mí lo que me gusta, de verdad, es jugar a inventar juegos, a descubrir otra manera de divertirme hasta convertir en juguetes las cosas que los otros no saben que sirven para jugar.
Y ¿será que también se podrá "jugar a pensar"?
¿Cómo será? Sólo sabremos si pensamos...
Urge entonces a la escuela la necesidad de recrear espacios que promuevan experiencias de pensamiento filosófico con los niños que preparen para un pensar diferente. Experiencia de pensamiento como un movimiento del pensar que atraviese la vida de quienes la practican, hasta volverse acontecimiento y dejar huella. Pero aún más, hacer filosofía con niños, exige al maestro filosofar con ellos, aceptando revisar sus saberes y experiencias socio educativas. Son los docentes que se entusiasman con un genuino interrogar crítico y que aceptan el desafío los que pueden propiciar el encuentro entre la filosofía y la niñez.

¡¡¡Filosofamos en el Hospital Centenario!!!

Jugamos a cambiar el nombre de las cosas que ya tienen nombre. 

¡¡Gracias Lucas por animarte a filosofar!!

Jugamos y pensamos qué es estar triste, qué es estar contentos...

La luna está triste porque se cayó....

Siempre dispuesta, siempre contenta...¡¡Gracias Yeni por tu buena onda!!